Moral en el arte

… y moral en el gusto

Cuando uno contempla una obra artística, suele poner en marcha su sensibilidad, sus recuerdos, su imaginación, su capacidad de empatía, incluso los jugos gástricos… Pero ¿qué hacer con la moral? ¿debemos mantenerla activada o ponerla en stand by?

¿Debe mirarse una obra bajo un prisma moral? ¿Qué opinas? Cuestionario, más abajo.

Continuar leyendo “Moral en el arte”

[cap 24] La velleza con v

En el capítulo 24 de la novela, el protagonista supone la existencia de un gusto único, de una belleza única para todos, la que denomina velleza (con v).


Aquí unos estudios sobre la belleza, y su posible unicidad.

agradecimientos a Berta Burguete,
por sus comentarios y sugerencias

La psicóloga Judith Langlois, investigadora de la Universidad de Texas, recogió un montón de fotografías de caras de individuos de diferentes culturas y se las enseñó a un grupo de adultos voluntarios, que las puntuaron en función de su atractivo. Luego mostró esas mismas fotos a bebés de entre tres y seis meses, demasiado pequeños para estar ya bajo los influjos de la aculturación. Estos miraron significativamente más a las caras, tanto de hombres como de mujeres, que los adultos habían valorado como más atractivas. Eso sugería que los bebés, además de tener detectores de belleza innatos, compartían los gustos por los mismos rasgos de belleza.

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20110826/54204629310/la-ciencia-de-la-belleza.html


El efecto óptico que producen esos caracteres infantiles acrecienta en los adultos latendencia innata a mostrar ternura con los niños y a cubrirlos de halagos y atenciones. En lasrelaciones sexuales, las reacciones químicas que anteceden y acompañan a la cópula provocanenrojecimiento en los adultos (Morris, 1967: 60), rubor parecido al que de forma espontáneamanifiesta el rostro de los lactantes.

http://www.academia.edu/5136130/Venus_y_Darwin._Una_lectura_evolucionista_de_la_belleza_femenina_en_las_culturas_del_Mediterr%C3%A0neo_antiguo


La simetría de las caras y el dimorfismo son una fuente de atracción en todas las culturas humanas e incluso entre otras especies de primates.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/05/06/ciencia/1210092964.html


Rostros simétricos: un proyecto artístico explora el atractivo de las caras simétricas

http://www.huffingtonpost.es/2012/10/10/rostros-simetricos-caras-simetricas_n_1953569.html


Y para terminar… esta mirada sobre la amplitud de la belleza, que sin contradecir lo anterior, muestra la multitud de lados del prisma del que hablamos: https://edition.cnn.com/style/article/catherine-opie-beauty/index.html

Romo. Frases de [cap 20]

“La verdad es que a las cenas me gusta ir cenado y a las comidas comido. No me gusta descuidar la charla entreteniéndome en rastrear los platos apetecibles o en la necesidad de saciar mi apetito. Cuando tengo una cena, ceno antes en casa”.

capítulo 20

“En realidad, si lo piensas bien, comer es un acto cercano a la escatología. Están esos horribles ruidos que se hacen al masticar, los restos que caen de la boca, las manchas en las comisuras, los carrillos en ajetreo, la deglutición al engullir y el repugnante aroma del aliento, que no es otra cosa que exhalar vapores de alimento digerido… Sin duda prefiero no ver cagar, mear ni comer a nadie”.

 capítulo 20

“¿Dar una vuelta en un Ferrari o contemplar una puesta de sol? Uno puede creer que prefiere lo primero aunque lo que disfruta es lo segundo. Si somos capaces de darnos cuenta, estaremos educando nuestro gusto…”

texto eliminado del capítulo 20

Leído en El País

Cito: “¿Hay algo más personal que tus gustos musicales? Esas canciones que te llegan al alma o te ponen a cien, que alcanzan el centro geométrico de tu emoción y alteran sin intermediarios tu estado de ánimo, ¿no son el producto más destilado de tu elección consciente? Bien, pues, en una palabra, no. Los psicólogos experimentales de Cambridge han demostrado que los gustos musicales de la gente son harto predecibles. Basta conocer el estilo de pensamiento de una persona —si tiende a empatizar o a sistematizar— para adivinar qué música le gusta (…)”. http://elpais.com/elpais/2015/07/24/ciencia/1437765690_381696.html

Es un planteamiento interesantísimo que tienta ser creído, al menos a mí, y me tienta entusiásticamente. Que según tu forma de pensar pueda conocerse tu gusto musical y viceversa, es realmente atractivo… Pero después de mirarme un rato dentro, me resulta difícil. No lo creo, vamos.

Empezando por el principio, a la pregunta con que empieza el artículo: ¿hay algo más personal que tus gustos musicales? La respuesta es sí: mi forma de pensar. Quiero decir,  el maravilloso artículo es un poco trampa, porque lo de “basta conocer el estilo de pensamiento…” es, tan personal, como los gustos.

Dicho esto, siento, creo, entiendo, pienso, que nos gusta cualquier cosa (en este caso la música), por causas tan diferentes, que se dará habitualmente el caso de que un religioso conservador pederasta y aburrido coincida plenamente en gustos musicales, con el director de Con faldas y a lo loco ;- ).

 

[cap 9]

Tus gustos sexuales y de pareja

Tienes un tipo o varios de hombre/mujer?

Ojo, por razones estrictamente relacionadas con la implicación, tu implicación, el cuestionario no se puede repetir.

Son solo 3 preguntas.  Respuestas anónimas.

No hay respuestas erróneas ni válidas. PERO… sí que se han marcado como acertadas 3 respuestas. Las acertadas, son, simplemente las que habría marcado Ernesto. De esta manera puedes comparar tu parecer con el suyo.

Que lo disfrutes.

Gusto rebaño

No debemos cometer la tentadora simplificación de pensar que el gusto rebaño se da únicamente en degustadores de best sellers, parodias fáciles u obras sin pretensiones.

Que el gusto es uniforme en gran medida, y que tendemos a disfrutar lo mismo, cada vez de manera más global es un hecho que se da en ámbitos tan aparentemente elitistas como el arte contemporáneo.

A este respecto, el siguiente extracto:

Claire Fontaine

Claire Fontaine

Artistas ready-made y huelga humana: algunas aclaraciones
Notas sobre economía libidinal.