[cap 28]

KaH con 33
KaH con 33 años, edad a la que interpreta The Philadelphia Story (1940)
[Extracto de capítulo 28:]

íbamos a disfrutar la delicia de pasar un día de intimidad junto a la novia de la alta sociedad americana: KaH, Katharine Hepburn, un plan de esos que pone a tono el ánimo y color en las mejillas; hacía algo de frío, eso sí, siempre olvido abrigarme para ir al cine. Hepburn brillaba tersa, gozosa, con esa belleza tan personal que pasea por las estancias y las escenas como si flotase, parecida a un remolino, haciendo que todo gire en torno a ella excepto su hermana pequeña, cómplice y único personaje capaz de volar a su altura. Cary Grant estaba estupendo, por supuesto, pero se encontraba ligeramente ofuscado, como James Stewart, fagocitados por una Hepburn en estado de gracia. Todas las miradas hacia ella.  Continuar leyendo “[cap 28]”

Moral en el arte

… y moral en el gusto

Cuando uno contempla una obra artística, suele poner en marcha su sensibilidad, sus recuerdos, su imaginación, su capacidad de empatía, incluso los jugos gástricos… Pero ¿qué hacer con la moral? ¿debemos mantenerla activada o ponerla en stand by?

¿Debe mirarse una obra bajo un prisma moral? ¿Qué opinas? Cuestionario, más abajo.

Continuar leyendo “Moral en el arte”

[cap 24] La velleza con v

En el capítulo 24 de la novela, el protagonista supone la existencia de un gusto único, de una belleza única para todos, la que denomina velleza (con v).


Aquí unos estudios sobre la belleza, y su posible unicidad.

agradecimientos a Berta Burguete,
por sus comentarios y sugerencias

La psicóloga Judith Langlois, investigadora de la Universidad de Texas, recogió un montón de fotografías de caras de individuos de diferentes culturas y se las enseñó a un grupo de adultos voluntarios, que las puntuaron en función de su atractivo. Luego mostró esas mismas fotos a bebés de entre tres y seis meses, demasiado pequeños para estar ya bajo los influjos de la aculturación. Estos miraron significativamente más a las caras, tanto de hombres como de mujeres, que los adultos habían valorado como más atractivas. Eso sugería que los bebés, además de tener detectores de belleza innatos, compartían los gustos por los mismos rasgos de belleza.

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20110826/54204629310/la-ciencia-de-la-belleza.html


El efecto óptico que producen esos caracteres infantiles acrecienta en los adultos latendencia innata a mostrar ternura con los niños y a cubrirlos de halagos y atenciones. En lasrelaciones sexuales, las reacciones químicas que anteceden y acompañan a la cópula provocanenrojecimiento en los adultos (Morris, 1967: 60), rubor parecido al que de forma espontáneamanifiesta el rostro de los lactantes.

http://www.academia.edu/5136130/Venus_y_Darwin._Una_lectura_evolucionista_de_la_belleza_femenina_en_las_culturas_del_Mediterr%C3%A0neo_antiguo


La simetría de las caras y el dimorfismo son una fuente de atracción en todas las culturas humanas e incluso entre otras especies de primates.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/05/06/ciencia/1210092964.html


Rostros simétricos: un proyecto artístico explora el atractivo de las caras simétricas

http://www.huffingtonpost.es/2012/10/10/rostros-simetricos-caras-simetricas_n_1953569.html


Y para terminar… esta mirada sobre la amplitud de la belleza, que sin contradecir lo anterior, muestra la multitud de lados del prisma del que hablamos: https://edition.cnn.com/style/article/catherine-opie-beauty/index.html

Romo. Frases de [cap 20]

“La verdad es que a las cenas me gusta ir cenado y a las comidas comido. No me gusta descuidar la charla entreteniéndome en rastrear los platos apetecibles o en la necesidad de saciar mi apetito. Cuando tengo una cena, ceno antes en casa”.

capítulo 20

“En realidad, si lo piensas bien, comer es un acto cercano a la escatología. Están esos horribles ruidos que se hacen al masticar, los restos que caen de la boca, las manchas en las comisuras, los carrillos en ajetreo, la deglutición al engullir y el repugnante aroma del aliento, que no es otra cosa que exhalar vapores de alimento digerido… Sin duda prefiero no ver cagar, mear ni comer a nadie”.

 capítulo 20

“¿Dar una vuelta en un Ferrari o contemplar una puesta de sol? Uno puede creer que prefiere lo primero aunque lo que disfruta es lo segundo. Si somos capaces de darnos cuenta, estaremos educando nuestro gusto…”

texto eliminado del capítulo 20

[cap 9]

Tus gustos sexuales y de pareja

Tienes un tipo o varios de hombre/mujer?

Ojo, por razones estrictamente relacionadas con la implicación, tu implicación, el cuestionario no se puede repetir.

Son solo 3 preguntas.  Respuestas anónimas.

No hay respuestas erróneas ni válidas. PERO… sí que se han marcado como acertadas 3 respuestas. Las acertadas, son, simplemente las que habría marcado Ernesto. De esta manera puedes comparar tu parecer con el suyo.

Que lo disfrutes.

[cap 3]

Carta a tres esposas, 1949, Joseph L. Mankiewicz

Yo no le digo cómo enseñar, Ud. no me diga cómo cocinar patos.

(Minuto 36, Carta a tres esposas).


Por favor, no hagas bromas de la radio.
No tienen sentido del humor cuando se trata de eso.
Yo tampoco. El tiempo para bromas ya pasó. Ahora la radio es un problema muy serio, como la delincuencia.
A eso me refiero. A bromas como ésa.
Lo digo en serio.

(Minuto 40, Carta a tres esposas).

1949 Carta a tres esposas

[cap92] Alex pincha blues (por no blusers)

[Extracto de capítulo 92:]

“Pilar abraza a Garzón, Romo rescata a Eu, el torero sonríe inesperadamente al conocer a Pilar, besos, levantarse, sentarse, el matador manda callar a la empresaria pues le ha dirigido la palabra sin ser presentada, Eu se va corriendo a hacer pis y yo a por más bebida a la cocina; me ingenio un par de ensaladeras con hielo para poner cerveza, refrescos y vino blanco; en cuanto a la música: un pasaje ambiental ha introducido groove setentero. Delicioso.

cuando sale Eu aprovecho para ir al baño tan solo por saborear el momento, por estar un instante a solas mirando-sin-mirar el espejo, interrogándolo en silencio, ¿hay algo más bello? Paladeo el vértigo, el algo de susto, la alegría de llegar a la cima de la montaña rusa ahora, que se da el pistoletazo de salida a la fiesta”.