[cap 30]

KaH con 33
KaH con 33 años, edad a la que interpreta The Philadelphia Story (1940)
[Extracto de capítulo 30:]

íbamos a disfrutar la delicia de pasar un día de intimidad junto a la novia de la alta sociedad americana: KaH, Katharine Hepburn, un plan de esos que pone a tono el ánimo y color en las mejillas; hacía un poco de frío, eso sí, siempre olvido abrigarme para ir al cine. Hepburn brillaba tersa, gozosa, con esa belleza tan personal que paseaba por las estancias y las escenas como si Llotase, parecida a un remolino, haciendo que todo girase en torno a ella excepto su hermana pequeña, cómplice y único personaje capaz de volar a su altura. Cary Grant estaba estupendo, por supuesto, pero se encontraba ligeramente ofuscado, como James Stewart, fagocitados por ella.

KaH es una de las mujeres más interesantes que me he echado jamás a la cara y lo es siempre, pues mantiene el mismo fondo de personaje papel tras papel, sea María Estuardo, una puritana (nada pícara 😉 en medio de África o la abogada que se enfrenta a juicio contra su marido. ¿Hasta qué punto intervenía en sus propios diálogos, en su vestuario?

por supuesto compramos el libro y nos quedamos a la presentación. Todo discurrió previsible y excelso hasta el momento de las preguntas, en donde una joven repanchingada en su asiento levantó el brazo y cambió nuestras vidas:

— ¿Sabe si la Hepburn tomó LSD durante el rodaje? He leído en alguna parte que Cary Grant solía ofrecerlo a sus compañeros de reparto. Lo pregunto, porque el consumo de LSD podría explicar esa extraña y etérea interpretación de Hepburn antes de la escena de la piscina.

[cap28]

¿Tienes buen gusto?

Cuestionario para tratar de conocer de forma en absoluto garantizada, si posees un gusto excelso o uno full de Estabul.

¿Probamos un “what if…”?

[cap 92]

Alex pincha flamenco arriesgado, entremezclado concreciones y composiciones propias durante una sesión de 15 minutos:

01_ Lo único que no vale… , de Benjamín Escalonilla
02_ Escrito a máquina, de RuizPantaleón
03_ Eastre, de Autechre
04_ Que se muere, que se muere, de Rosalía Los Ángeles
05_ 13×0 step, de Autechre
06_ Catalina, de Rosalía Los Ángeles

Gusto rebaño

No debemos cometer la tentadora simplificación de pensar que el gusto rebaño se da únicamente en degustadores de best sellers, parodias fáciles u obras sin pretensiones.

Que el gusto es uniforme en gran medida, y que tendemos a disfrutar lo mismo, cada vez de manera más global es un hecho que se da en ámbitos tan aparentemente elitistas como el arte contemporáneo.

A este respecto, el siguiente extracto:

Claire Fontaine

Claire Fontaine

Artistas ready-made y huelga humana: algunas aclaraciones
Notas sobre economía libidinal.

Moral en el arte

… y moral en el gusto

Cuando uno contempla una obra artística, suele poner en marcha su sensibilidad, sus recuerdos, su imaginación, su capacidad de empatía, incluso los jugos gástricos… Pero ¿qué hacer con la moral? ¿debemos mantenerla activada o ponerla en stand by?

¿Debe mirarse una obra bajo un prisma moral? Cuestionario, más abajo.

Continuar leyendo “Moral en el arte”